top of page

El Derecho al Olvido en Google: todo lo que necesitas saber para ejercerlo.

El olvido en Internet puede resultar tan difícil como en el mundo no virtual. Sin embargo, no es una tarea imposible, al menos no en buscadores como Google. Son varios los casos de personas que han visto vulnerados su derecho a la privacidad y al honor, a causa de publicaciones que afectan su imagen o que no corresponden en el tiempo a las circunstancias reales. En esta entrada te explicamos todos los que necesitas saber para aplicar el Derecho al Olvido en Google.


notebook y celular con imagen de google
Una de las limitaciones para el cumplimiento de esta garantía de protección de datos, ha sido el derecho fundamental a la información.

Todo lo que puede mostrarse en un buscador tras colocar el nombre de alguien no siempre causa satisfacción. Algunas personas han visto lesionadas su integridad al haber sido acusadas, por error, de cometer delitos. Cuando esta información llega a la red, como suele pasar en la actualidad con prácticamente todo lo que acontece, queda fijada en ese espacio y es difícil retirarla a pesar de que se hayan aclarado suficientemente bien los hechos.


El Derecho al Olvido y Google.


En 2014 la cantidad de casos de este tipo comenzó a proliferar y hubo uno que alcanzó una victoria jurídica: un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, gracias al cual los usuarios de Google pueden solicitar al gigante tecnológico que elimine o no indexe los resultados de búsqueda que contiene sus nombres y apellidos, en caso de que estos fuesen comprometedores de la dignidad y la imagen de ellos.


Ese fallo tuvo nombre y apellido: Derecho de Olvido y ha sido un recurso solicitado con frecuencia cuando el titular de un dato personal quiere borrar, bloquear o suprimir dichos datos; pues de alguna forma afectan el libre desarrollo de sus derechos fundamentales, como el de la intimidad, el honor y la propia imagen. También es pedido cuando la información publicada en la red se encuentra obsoleta y ya no tiene utilidad para los fines a los que fue recabada.


Según la Agencia Española de Protección de Datos esta figura hace referencia al derecho que tiene un ciudadano a impedir la difusión de información personal a través de Internet, cuando su publicación no cumple con los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa. De igual manera ocurre con los datos cuya relevancia ya no tiene interés público y por el contrario lesiona la integridad del titular de los datos.


Una de las limitaciones para el cumplimiento de esta garantía de protección de datos, ha sido el derecho fundamental a la información. En ese sentido, la resolución indica que si la publicación de los datos personales no resulta necesaria para que la información mantenga el carácter de noticia y relevancia pública, ésta impactará directamente a la protección de datos personales.


En la querella de 2014 que dio origen al Derecho al Olvido, el Parlamento Europeo argumentó que la actividad de un motor de búsquedas como Google de recabar la información publicada por un tercero en Internet, indexarla de forma automática, almacenarla temporalmente y ponerla a disposición de todos los usuarios, se califica como tratamiento de datos personales cuando dicha información contiene datos íntimos. Es por ello, que el motor de búsquedas está obligado a eliminar de la lista de resultados los vínculos a páginas web publicadas por terceros que resultan al colocar el nombre de una persona en el buscador.


Por el momento, Google analiza los datos de forma individual para evaluar si la solicitud procede para ser aplicado el Derecho al Olvido. La decisión final en cada caso es tomada por el gigante tecnológico.


Estas son algunas de las recomendaciones para solicitar el Derecho al Olvido:

  • Revisa toda la información relacionada con tu nombre, así como toda la que se vincula con ella. Evalúa la facilidad con la que se encuentran los datos en Internet.

  • Selecciona toda la información que quieres eliminar de la red.

  • Verifica que tu solicitud cumple con los tres requisitos establecidos: información falsa que lesiona derechos fundamentales, información obsoleta y sin relevancia pública.

  • Rellena el formulario de Google para denunciar los casos y envía la solicitud.

  • Espera la respuesta de Google. Si no es satisfactoria el siguiente paso es contactar con organismos de protección de datos que actúen en tu país.

En ReputationLab hemos acompañado a nuestros clientes en la fundamentación de la redacción de la solicitud ante Google, así como, ante las agencias de protección de sus datos, recomendando siempre solicitar en primer término el derecho de rectificación, antes de acudir a la vía judicial.


Fuentes: andro4all.com, Google Support, ciberderecho.com, elabogadodigital.com.

Comments


bottom of page